Te llamamos gratis

Seguros de salud para bebés y recién nacidos

Durante el año 2017 nacieron 393.181 bebés en España, de los cuales el 26% estaban amparados por un seguro de salud.  Si se toma en cuenta que alrededor del 20% de la población cuenta con algún tipo de cobertura privada sanitaria, este dato revela la importancia incluir en la póliza de salud todo lo relacionado con la llegada de un nuevo integrante de la familia.  Sin embargo, dadas las características de los seguros de salud en España, es importante informarse y leer atentamente los contratos.

Cómo funcionan los seguros de salud en España

Repasemos brevemente el funcionamiento de los seguros de salud. Para comenzar, los seguros de salud pueden ser individuales  o colectivos.

Por otra parte existen tres modalidades del seguro sanitario:

  • Asistencia sanitaria: o con cuadro médico, ofrece cobertura a través de los médicos o centros hospitalarios que la aseguradora pone a disposición del cliente, haciéndose cargo directamente de los gastos.
  • Reembolso de gastos: el usuario elige el médico o centro hospitalario para recibir atención, paga los gastos y la aseguradora reintegra el importe hasta el límite de la póliza.
  • Subsidios: es el de menor penetración, por definición es un seguro habitualmente contratado por profesionales autónomos.

Seguros de salud en el embarazo y parto

El estudio Estamos Seguros https://www.estamos-seguros.es/tranquilidad-es-sentirse-cubierto/   elaborado por UNESPA, la asociación de empresas de seguros más importante de España, demostró que la contratación de seguros de salud  alcanza un pico entre las mujeres en edad fértil, lo que incluye los cuidados del recién nacido.  Además, según ICEA, el embarazo y el parto están entre las prestaciones  más solicitadas a las aseguradoras.

Sin embargo, el embarazo, parto y cuidado del recién nacido habitualmente no están incluidos en las prestaciones básicas cubiertas por la póliza del seguro de salud, y la situación es peor si la póliza se contrata estando ya el embarazo en curso, pues el tiempo faltante hasta el parto es inferior al período de carencia que exigen las aseguradoras (entre 8 y 10 meses).  En este caso, la aseguradora puede cubrir la atención médica pero no el parto ni la atención del recién nacido. 

Para contar con este seguro la póliza debe contratarse antes de quedar embarazada e incluir la prestación como un adicional o complemento. 

Según una investigación de la revista Consumer,  las pólizas que incluyen mujeres en edad fértil son más caras que para varones de su misma edad.  Recuerda que actualmente la edad preferida para ser madre está entre los 33 y 35 años, con un claro descenso a partir de esta última.

Claves para la protección del recién nacido

Los seguros cubren el embarazo, parto y atención del recién nacido en forma integral, siempre que el seguro se haya contratado antes del embarazo. 

Las pólizas habitualmente incluyen la atención del recién nacido desde el nacimiento y durante su permanencia en la maternidad. 

En forma de prestaciones especiales pueden incluir: 

  • Programa de salud materno infantil hasta el primer año de vida del niño.
  • Atención al recién nacido hasta 15 o 30 días después de la salida de la maternidad.

Para asegurar la cobertura de salud del recién nacido y durante toda su infancia, lo mejor es incluirlo en el seguro existente.  Para evitar la aplicación de carencias o preexistencias, lo mejor es hacerlo el mismo día del nacimiento o dentro de los 10 días hábiles posteriores.  Es importante asesorarse ya que cada aseguradora tiene su propia política de alta de recién nacidos.

Por ejemplo, en el caso de recién nacidos con alguna enfermedad o malformación congénitas, las aseguradoras pueden exigir el abono de la prima en forma previa.

Prematuros: en el caso de bebés prematuros hay que informarse, ya que algunas compañías exigen el período de carencia. 

Partos múltiples:  Si tú y tu pareja son los felices padres de más de un bebé en simultáneo… en realidad ninguna aseguradora ofrece “descuento por cantidad”, pero sí se tiene en cuenta el número de pólizas contratadas por la familia a la hora de calcular el costo del seguro.

Seguros para bebés

Cada vez es más habitual la contratación de una cobertura de salud solamente para los niños.  Esto es posible ya que los tomadores son los padres, que contratan la póliza, y los asegurados son los niños, que tienen derecho a las prestaciones.  Esta modalidad admite usuarios desde recién nacidos hasta los 18 años de edad.

Es importante tener en cuenta que las pólizas para bebés son las más caras, pero el precio va disminuyendo hasta los 12 o 13 años de edad  para comenzar a incrementarse levemente año a año a partir de esa edad.

Comparativa entre distintas compañías

Recuerda que para poder elegir, es importante comparar y leer atentamente los contratos, incluida la letra pequeña.  Para ayudarte, hemos seleccionado las prestaciones de seguros para recién nacidos y bebés de las principales compañías.  Esto es lo que ofrecen:

  1. Recién nacido: cobertura hasta 30 días después del parto en pólizas con un año de antigüedad al momento del nacimiento. Tampoco aplican período de carencia a recién nacidos prematuros (antes de la semana 28 de gestación).  Se debe solicitar la inclusión del recién nacido en la póliza hasta 15 días naturales desde el nacimiento, sin rellenar cuestionario de salud, ni contar con carencias en el seguro. Bebés: se puede incluir al bebé en el seguro Adeslas Básico Familia (el más económico), o contratar un seguro para el bebé con cobertura completa.
  2. Recién nacido: exigen que el recién nacido haya sido dado de alta como asegurado. Cubre asistencia en neonatología hasta las primeras 48 horas de vida.  Luego el bebé ingresa al Programa Infantil, que incluye exámenes de salud y asesoramiento telefónico durante los primeros seis meses.  Bebés: ofrecen coberturas básicas familiares y también pólizas para niños solos pero solamente a partir de los tres años de edad.
  3. Recién nacido: ofrece cobertura inmediata si el parto estaba contemplado en la póliza, y hasta 30 días desde el nacimiento. Bebés: Se puede solicitar la inclusión del recién nacido en la póliza familiar.

Volver