Cómo funciona la franquicia del seguro de coche

El seguro de coche con franquicia es una modalidad que implica un compromiso de las partes frente a los costes en caso de siniestro.  

La franquicia aplica especialmente en las pólizas a todo riesgo, aunque algunas aseguradoras amplían el alcance de la franquicia no sólo a daños sino también incendio, robo y otros riesgos.  

Es importante tener en cuenta que la franquicia se aplica sobre los bienes propios y siempre que el asegurado sea el culpable del siniestro.   

Es lógico, ya que si tu coche sufre algún daño por culpa de la otra parte, será la aseguradora de ésta quien se hará cargo de las reparaciones. Y si tú has causado un daño a otro vehículo, tu aseguradora se hace cargo ya que tienes contratado un seguro a terceros y en este caso la franquicia se utiliza para nada.  

Para saber si contratar un seguro de coche con o sin franquicia son claves la información y la posibilidad de comparar.  Está claro que un seguro con franquicia es más económico que uno sin ésta, pero el usuario debe considerar todo lo necesario para poner a buen resguardo su patrimonio y no cometer errores que después se van a lamentar.

La franquicia se aplica sólo en caso de siniestros; además, tiene vigencia para todos los siniestros que se produzcan durante la vigencia de la póliza pero se debe pagar una franquicia por cada reparación. 

Sin embargo algunas compañías como Qualitas Auto ofrecen solo una franquicia por siniestro, es decir, que la empresa se hace cargo de los daños no importa dónde se hayan producido.    

También hay que tener en cuenta que algunas compañías comercializan productos a todo riesgo con franquicia pero sólo cubren los siniestros si hay una contraparte identificada.  Excluyen por ejemplo los daños que causamos por nosotros mismos, como golpear el coche al aparcar, o casos de vandalismo. 

Está claro que si el usuario contrata una póliza con franquicia y no tiene siniestros, se beneficiará con el descuento sobre la póliza.   Pero si hay un siniestro, deben tenerse en cuenta otros detalles, como el tipo de franquicia, que puede hacer que el coste de la reparación esté fuera del alcance de la cobertura.

"la franquicia es la cantidad sobre el costo total que debe pagar el asegurado cuando se produce un siniestro y su coche ha resultado dañado, siempre y cuando el asegurado sea el responsable del daño."

Tipos de franquicias

Básicamente hay dos tipos de franquicias:

Las franquicias deducibles están expresadas en un importe en dinero o un porcentaje de la suma asegurada o a deducir del importe indemnizable. 

Las franquicias no deducibles son más complejas y funcionan como un punto límite entre lo que la compañía está obligada a pagar y el importe total de la indemnización.  Si el coste del siniestro es menor a la franquicia, la aseguradora no paga nada y toda la reparación queda a cargo del propietario.  Si la valuación del daño es superior a la franquicia, la aseguradora debe pagar la totalidad y no se deduce la franquicia.

Casos prácticos para entender qué es la franquicia

Para entender mejor la cuestión de las franquicias y poder elegir, lo mejor es ejemplificar con casos prácticos.  

Partimos de un valor asegurado de 10.000 euros, y un siniestro valorado en 150 euros.

Primer caso: franquicia como un porcentaje de la suma asegurada, por ejemplo 1%.  

Franquicia deducible: el usuario paga 100 euros y la compañía paga 50 euros (al costo del siniestro, de 150 euros, se le resta la franquicia, que al ser el 1% del valor asegurado equivale a 100 euros).

Franquicia no deducible: la aseguradora se hace cargo del total de la reparación ya que la valuación del daño, 150 euros, es mayor a la franquicia que es de 100 euros (1% del capital asegurado).

Segundo caso: franquicia como un porcentaje del siniestro o reparación, en nuestro caso 50%.

Franquicia deducible: la aseguradora se hace cargo del 50% de la reparación.

Franquicia no deducible: la aseguradora se hace cargo del total de la reparación, ya que la valuación del daño es mayor al monto de la franquicia.  

Tercer caso: franquicia con un importe fijo, en nuestro caso 100 euros.

Franquicia no deducible: el usuario paga 100 euros y la compañía 50 euros.  

Franquicia no deducible: la aseguradora se hace cargo del total del siniestro.

 En cualquier caso, recomendamos utilizar una calculadora de franquicias o llevar varios ejemplos a la aseguradora para que realicen los cálculos y así tener una idea más acabada acerca de los gastos que debamos afrontar en el futuro.

Nuestras recomendaciones

El seguro con franquicia es más recomendable para coches con tres o más años de antigüedad o si no estamos dispuestos a pagar por todos los daños que sufra el coche en circulación, por ejemplo golpes sin contrario identificado, abolladuras por aparcamiento o actos vandálicos.  

Recomendamos prestar atención a la póliza y leer la letra pequeña, ya que un seguro con franquicia muy económico, puede estar ocultando una franquicia muy alta.  La mejor combinación es un seguro de coche a todo riesgo con una franquicia pequeña, ya que esto garantiza seguridad y tranquilidad.

Volver