¿Qué seguro de coche contratar?

Ante la enorme variedad de productos, coberturas y precios que publicitan las compañías de seguros para coche, no es difícil que el usuario se sienta un poco abrumado. ¡A veces parece que es necesario ser un especialista en seguros para poder decidir!

En este sentido lo más importante es informarse, comparar y… leer atentamente el contrato antes de firmar, para evitar problemas posteriores con la aseguradora. A continuación, una guía para ayudar a los usuarios a elegir el seguro de coche más adecuado a sus necesidades y presupuesto con estos y otros valiosos consejos.

Responsabilidad civil obligatoria

El seguro básico obligatorio que todo coche debe tener para poder circular, es el seguro de responsabilidad civil. Esta cobertura es fijada por ley; se trata del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre de ese año, sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Esta normativa para comenzar, define la responsabilidad civil: “El conductor de vehículos a motor es responsable, en virtud del riesgo creado por la conducción de estos, de los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación.” A continuación expresa que todos los propietarios de vehículos a motor están obligados a suscribir un seguro que cubra dicha responsabilidad civil.

Responsabilidades civiles adicionales

Además de la cobertura obligatoria, el seguro debería incluir una cobertura de responsabilidad civil adicional, que amplíe la indemnización pues la obligatoria es limitada. Esta cobertura puede incluir alguna garantía específica, como por ejemplo los daños causados por un conductor sin autorización del propietario.

También es conveniente incluir cobertura de defensa penal y reclamación de daños por un importe que permita al usuario seleccionar su propio abogado.

Coberturas adicionales

La mayoría de los seguros a terceros incluye coberturas adicionales automáticas. Por ejemplo garantía de asistencia en viaje. Además, si se contratan seguros adicionales como cobertura a lunas, incendio y robo, éstas gozan automáticamente de una cobertura de riesgos extraordinarios otorgada por el Consorcio de Compensación de Seguros.

Recordemos que el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) es una entidad pública empresarial con múltiples funciones en el ámbito del seguro, y en especial asume la cobertura obligatoria de los automóviles no aceptados por las compañías aseguradoras y las indemnizaciones por daños ocasionados por vehículos desconocidos, sin seguro o robados.

Las empresas ofrecen esta cobertura en forma de combinaciones ya establecidas. Los adicionales más habituales al seguro de terceros son incendio, rotura de lunas y robo. Las propuestas de cada compañía se diferencian en los importes de la indemnización, los riesgos excluidos de la cobertura y la combinación de adicionales. Por ejemplo, la combinaciones más habituales son el seguro a terceros más lunas; más incendio y lunas; más robo e incendio, y más lunas, incendio y robo.

Seguro a todo riesgo

Es la cobertura más completa y cara pero el seguro más conveniente si el coche es nuevo. Además de la cobertura obligatoria y adicionales mencionadas, cubre en caso de robo o destrozo del vehículo. Como las primas son elevadas, este seguro no es conveniente si el coche tiene más de 5 años de antigüedad.

Este seguro se presenta en dos modalidades: con o sin franquicia. El seguro con franquicia permite reducir un poco los costes, ya que el asegurado se hace cargo de una parte de los gastos. Es conveniente valorar esta posibilidad y decidir si el monto a cargo del usuario es una cantidad fija, un porcentaje del importe del siniestro, o una combinación de ambas.

En este caso es cuando más recomienda leer la letra pequeña; en esa parte del contrato aparecen cláusulas con salvedades y excepciones que podrían convertirse en una desagradable sorpresa en el caso de necesitar el seguro.

Por ejemplo Groupama, Zurich, Liberty y Línea Directa sólo cubren los daños causados en vías ordinarias de acceso lícito y posible. Otras aseguradoras amplían la garantía a cualquier tipo de vía, siempre y cuando sea segura y accesible para la grúa.

Siniestro total

Se considera “siniestro total” cuando el vehículo ya no es útil. Las empresas utilizan diferentes criterios para valorar el vehículo. En general, lo consideran como si fuese nuevo durante el primer año a partir de la matriculación. En este caso la indemnización puede ir desde el 100% del valor del vehículo si es nuevo, hasta el valor de compra si es usado.

Algunas aseguradoras como Axa, Direct Seguros, Liberty, Línea Directa, Reale y Zurich mantienen este criterio hasta los 2 años de antigüedad pero es necesario informarse porque no siempre es una opción automática.

Otras como Allianz establecen la indemnización mediante una escala de valores de acuerdo a la antigüedad, pero para coches con tres o cuatro años o más, la indemnización se encuentra dentro del valor de mercado, precio de reposición o valor venal. La indemnización es mayor si la póliza se establece en base al valor de mercado y menor si es por el valor venal, que es el precio de venta del vehículo por modelo y antigüedad sin tomar en cuenta estado ni kilometraje.

Bonificaciones y penalizaciones

Las compañías ofrecen diversos sistemas de bonificación pero también incluyen penalizaciones. Las bonificaciones consisten en reducciones del precio de la póliza al momento de la renovación, si el usuario no ha tenido ningún siniestro. Sin embargo, para alcanzar esta reducción se debe tener cierta antigüedad como cliente de la compañía, entre 5 y 10 años. Una práctica habitual entre las empresas, es respetar esta antigüedad en caso de cambiar de compañía, ya que las bonificaciones pueden alcanzar entre un 55 a 65%.

Las penalizaciones también tienen su compensación. Por ejemplo a partir de la entrada en vigencia del carné por puntos, a mediados del año 2006, las aseguradoras ofrecen subsidios por la pérdida de puntos, pago de la matrícula de cursos para su recuperación como Allianz, Balumba, Mapfre, Reale y Zurich, defensa y asesoramiento jurídico en multas.

Coches eléctricos

Párrafo aparte para los coches eléctricos, que se van incorporando al mercado en forma lenta pero constante. La mayoría de las empresas ofrecen solamente el seguro obligatorio, pero ya hay algunas que incluyen seguro a ocupantes, lunas y asistencia en carretera; también pueden incluir sustitución de neumáticos pinchados y soporte por fallo en la batería, entre otros.

Sin embargo se debe tener en cuenta que los seguros para coches eléctricos son más caros que los de sus similares a gasolina ya que los valores de mercado de los coches eléctricos en algunos casos llegan a duplicarlo.

¿Online o con tu agente o corredor tradicional?

Las operaciones en línea son cada vez más habituales; según datos de ICEA, entre 2010 y 2014 el volumen de contratación de seguros en línea aumentó el 60%. Aunque los usuarios españoles siguen prefiriendo las oficinas de sus agentes o corredores tradicionales, muchas aseguradoras ofrecen ventajas para quienes contraten los seguros a través de sus sitios web incorporando avances tecnológicos. Por ejemplo Unión Alcoyana ofrece realizar la totalidad de la operación en línea, incluyendo la firma electrónica.

Volver