Ciberseguridad para autonomos y pymes

00/00/0000

Las grandes empresas ya no son las únicas víctimas elegidas por los ciberatacantes; un estudio de la aseguradora Hiscox reveló que el 70% de autónomos y emprendedores no toman medidas de ciberseguridad aunque más de la mitad admite la necesidad de proteger la información.

Según el informe, España es el tercer país del mundo con más ataques informáticos a empresas, que aumentan un 200 % cada año. Las empresas con más de 250 empleados lideran la adaptación a la seguridad informática, más de la mitad aumentará su inversión en ciberseguridad e invertirá en nuevas tecnologías y formación de los empleados, pero sólo el 30% contrataría un seguro contra ataques informáticos.

Pymes y autónomos no están preparados: los motivos son que poseen menos recursos, falta de formación y un enfoque erróneo acerca de las posibilidades de riesgo cibernético, que va más allá del aspecto tecnológico.

De hecho, según el Informe Hiscox sobre la Siniestralidad Cibernética 2018, gestionó más de 1.000 siniestros en los últimos 12 meses, y más de dos tercios están relacionados con negligencias, apertura de correos electrónicos maliciosos, páginas web dañinas o pérdida de los dispositivos de la empresa.

Las empresas y autónomos pueden ser víctimas de una amplia gama de ataques y amenazas externas, internas o accidentales, lo cual demuestra la necesidad de tener una estrategia de defensa que abarque también personas y procesos.

La compañía presentó en España en el año 2017 el producto Hiscox CyberClear, una solución aseguradora sencilla para emprendedores y autónomos. Es un seguro que no solamente cubre gastos derivados de un posible incidente, sino que pone a disposición del asegurado un servicio de prevención y formación para evitar nuevos ataques, pero, especialmente, para ayudar a crear una verdadera cultura de ciberseguridad.

La póliza garantiza la minimización del impacto en la actividad y el restablecimiento de los sistemas del asegurado para que pueda volver a operar cuanto antes con normalidad.

Además de posibles indemnizaciones, incluye asistencia especializada con expertos en tecnología, abogados y consultores de comunicación. El protocolo de seguridad se activa con una única llamada.

Volver