Seguros específicos para servios de Self Storage

17/09/2018

La falta de espacio en las viviendas actuales así como la tendencia a alquilar en vez de comprar la vivienda, ha dado lugar a un nuevo servicio, el “Self Storage”, que permite guardar las pertenencias en un lugar seguro. Sin embargo, no siempre las pólizas de hogar cubren los bienes depositados.

El servicio de Self Storage da respuesta a las familias que necesitan guardar ciertas pertenencias en un lugar seguro cerca de la vivienda, como bicicletas, maletas, ventiladores, esquíes o lo que se necesite. También son utilizados por pequeñas y medianas empresas para almacenar mercaderías, archivos o materiales de oficina. Según la AESS, Asociación Española de Self Storage, es una actividad en auge que ha crecido casi un 70% en los últimos tres años.

A diferencia de los guardamuebles, esta modalidad de trasteros permite que el usuario pueda acceder a sus bienes las 24 horas de los 365 días del año, para lo cual cuentan con servicios de seguridad y aparcamiento gratuitos.

La mayoría de las empresas de Self Storage ofrece sus servicios por un precio que oscila entre los 20 y 400 euros por metro cuadrado. Este valor incluye los servicios de almacenamiento y seguridad, pero también ofrecen un seguro por aproximadamente 4 euros mensuales. La compañía encargada de esta cobertura es elegida por la empresa de autoguardado y generalmente cubre riesgos como daños por clima, inundaciones, vandalismo, robo y daños.

Los seguros de hogar tradicionales cubren los bienes depositados en el trastero cuando éste se encuentra en el mismo edificio que la vivienda, ya que se considera una extensión de ésta.

Sin embargo algunas empresas como Catalana Occidente ya han comenzado a incluir los trasteros que se encuentran fuera del domicilio. Se trata del producto Multi riesgo familia-hogar, que cubre tanto el continente como el contenido de los trasteros, independientemente de si se encuentran dentro de la propia finca de la vivienda o alejados de ella, por riesgos como incendio, un escape de agua o los desperfectos que ocasione un robo junto con los bienes sustraídos.

Volver