Te llamamos gratis

La Universidad de Murcia desarrollará un protocolo para detectar el falso “latigazo cervical” en accidentes

22/08/2018

Después de que la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) difundiera que de todos los reportes de “latigazo cervical” en accidentes recibidos en el año 2015, 306.000 casos eran falsos, la Universidad de Murcia comenzó a investigar cómo diferenciar lesionados genuinos de simuladores.

El “latigazo cervical” es una de las lesiones más comunes en accidentes de tráfico. Se debe a la oscilación violenta de la cabeza hacia atrás y adelante, incluidos movimientos laterales, junto con una extensión forzada del cuello, que puede producirse cuando hay una colisión.

Normalmente la recuperación es espontánea en pocos meses, pero en muchos casos los síntomas y dolor persisten durante dos o más años.

En el 90% de los casos no hay daño orgánico, y el diagnóstico se realiza en base a las referencias del paciente y el análisis de las circunstancias del accidente (si el paciente era conductor o acompañante, en qué posición se encontraba, si utilizaba cinturón de seguridad, etc.).

Si se confirma, da derecho a un reclamo de indemnización de 1.000 a 6.000 euros o más y, según se informó, los casos de esguince cervical en colisiones han aumentado en forma desproporcionada, tanto que se reportan en el 15% de los accidentes de tráfico. Según UNESPA, las indemnizaciones pagadas en el año 2015 superaron los 500 millones de euros.

El estudio será realizado por el Servicio de Psicología Aplicada (SEPA) y el Servicio Externo de Ciencias y Técnicas Forenses (SECyTeF) de la UM y propone un modelo de convergencia de datos aplicando una amplia gama de herramientas para determinar los síntomas y factores que componen el latigazo cervical. Las últimas pruebas del modelo han permitido determinar con una precisión del 85 – 95%, si la lesión era genuina o simulada.

Volver